Avatar Usuario Nombre: Pass.:
TRANS:
Tornillo Tornillo Tornillo Tornillo

"ATP World Tour Uncovered" Roma, con declaraciones de Nadal y Djokovic

Soporte cartel izquierdo Soporte cartel derecho
Pelota de tenisEl nuevo capítulo de la serie "ATP World Tour Uncovered" recoge algunas de las mejoras imágenes del Masters 1000 de Roma 2014, con declaraciones de Rafa Nadal y Novak Djokovic.
Reloj
20-05-2014, Admin RNPAP
Clip Comentarios
9
Comentario
Aumentar fuente
Reducir fuente
Comentarios 9 COMENTARIOS DE USUARIOS
Logo Usuario
Déjanos tu comentario (máx. 5.000 carac.)
Si no dispones de cuenta, consíguela gratis aquí para participar.


Usuario:
Contraseña:

¿Olvidaste tu contraseña?
#9
filgis2008 filgis2008 escribió:
Reloj 22.May 18:18
Comentarios enviados  172
Votos positivos  198
SuperVotos  467
Me gusta +16
NADAL Y DJOKOVIC PODRÍAN acabar a final de roland garros igualados a puntos, pero en caso de empate ganaría nuestro superman ya que se cuenta los puntos de master mil y grand slam.

Si Djokovic cediera en tercera ronda y Nadal no pasara de semifinales sumarían ambos 11.220 puntos el próximo lunes 9 de junio, cuando se actualice la lista de entradas ATP. En caso de empate se recurre a los puntos en los 12 torneos obligatorias: los cuatro 'Grand Slam' y ocho Masters 1.000. El manacorí retendría el cetro mundial porque suma 10.175 puntos en esos torneos por los 9.020 de su máximo rival
Opciones
#8
pila pila escribió:
Reloj 22.May 11:49
Comentarios enviados  52
Votos positivos  62
SuperVotos  33
Me gusta +0

Gracias Elyza.después de leer tu comentarioleí la entrevista, me parece maravillosa, GRACIAS.
Opciones
#7
elyza elyza escribió:
Reloj 21.May 23:08
Comentarios enviados  843
Votos positivos  1362
SuperVotos  1138
Me gusta +13

¿Cómo podemos explicar a los aficionados que no va haber una generación como la actual en el tenis español? Porque no la va a haber.
Nunca se sabe. No tiene pinta, pero nunca se sabe. Es complicado. Soy el más joven y tengo casi 28 años. Después viene Pablo Carreño, pero de nuestra generación soy el más joven. Y llevo 12 años en el circuito. Pablo tiene un buen nivel tenístico, y es muy buena persona, me cae muy bien, la verdad. Le deseo lo mejor, pero ¿cuántos años tiene? ¿22? No es que tenga 18 tampoco. Tiene camino por recorrer, pero tiene 22 ya. Y a los siguientes aún no les vemos. No vemos a un chico de 16 años en España. Sí, está Munar que está jugando muy bien, pero hay que ver. La realidad es que no se ven jóvenes, ni en España ni en cualquier otro país como pasaba antes. Como era Djokovic, Federer, Hewitt, Safin, Ferrero. o yo mismo. Estas cosas no están ocurriendo ahora.
¿Por qué pasa esto?
Es una lectura enfocada a nivel educacional. Los niños se esfuerzan menos que antes y asimilan las cosas más tarde. Y hay otra cosa también. Que se haya formado el circuito ITF de los júniors. Si yo fuera entrenador, y tuviera un jugador joven, no los jugaría. Alguno bien, pero ¿qué es esto de seguir el circuito júnior por todo el mundo? ¿Qué me proporciona a nivel tenístico? Lo único es promoción para contratos que es importante porque hay gente que necesita el dinero para poder seguir compitiendo. Si lo necesitas, evidentemente sí, porque no hay otra opción. Pero si puedes seguir de otra manera, es mucho más barato poder jugar los Futures que hay en España cada semana durante prácticamente todo el año y te forjas como jugador. Compites con gente mayor, te obliga a buscar soluciones, tirar una bola más hacia arriba… aunque quizás sean más malos los de los Futures, pero la bola es la de un hombre mayor. Te adaptas a esa velocidad antes. Y eso te hace madurar. A día de hoy, los niños tienen las cosas más fáciles que antes, el poder de la inmediatez no existía años atrás. Todas estas cosas hacen que los niños actualmente no tengan la solución como para poder meterse a la edad que nos metimos nosotros.
“Tengo casi 28 años y a esta edad Borg estaba haciendo otra cosa”, dijo esta semana. ¿A qué se refería?
Me preguntaron… me acuerdo de la pregunta. Me dijeron que no estábamos acostumbrados a ver a Rafa sufrir en tierra batida en las primeras rondas. Yo solo contesté que se fueran acostumbrando. Tengo 28 años, no 21, y los rivales juegan bien. Puse de ejemplo a Borg, el que ha marcado más diferencias en la historia en tierra batida. Se retiró a los 26. A él, que era un enorme campeón de hielo, la cabeza se le acabó a los 26. Y es normal, uno no va a estar ahí arriba durante toda la vida. Llega un momento dado en el que las cosas se acaban. Las cosas tienen un principio y un final. Y toca sufrir. Son muchos años. Nueve finales de Montecarlo, nueve finales de Roma, son muchos años seguidos prácticamente sin fallar nunca. Es la realidad. Mentalmente y físicamente es un desgaste muy grande. Aunque siempre digo que es mucho mejor ganar, que cansa menos ganar. La realidad es que a nivel de vida deportiva tiene muchísimas ventajas para poner sobre la balanza. Pero también hay algo claro: ganar te desgasta mucho más que perder.
Opciones
#6
elyza elyza escribió:
Reloj 21.May 23:07
Comentarios enviados  843
Votos positivos  1362
SuperVotos  1138
Me gusta +12

Es un experto en encontrar soluciones sobre la marcha. Empezar muy mal, leer el partido y acabar ganando. ¿Por qué?
Por la educación que he recibido de pequeño. Lo más importante es que uno cuando está jugando tenga capacidad de reacción y de analizar. De tener el autocontrol suficiente para que la sangre no se le suba a la cabeza anulando el pensamiento. Siempre he tenido un buen autocontrol compitiendo y eso me permite que cuando el partido empieza mal, pueda intentar analizarlo y saber en qué me estoy equivocando o qué puedo hacer para perjudicar al rival. Eso me ha permitido encontrar soluciones a tiempo.
Mencionaba la educación.
Sí. Esto va muy ligado con la educación. Cuando era pequeño y fallaba una pelota, Toni siempre me decía: ‘¿por qué has fallado?’ Desde los seis años. ¿Por qué has fallado? ¿Por qué has fallado? ¿Por qué has fallado? Y tantas veces que te preguntan, te obliga a pensar realmente el motivo del fallo. Esa reflexión continua es lo que te hace autocorregirte.
Lo que hace grande al deporte es la historia. ¿Coincide?
Lo que ha grande al deporte son varios factores. La historia es una parte importante del torneo. Las cosas con historia, los torneos con historia… todo lo que tiene una historia hace que lo que represente el torneo sea mucho más importante. Pero también lo que hace grande al deporte es que sea espectacular, que tenga público. Cualquier deporte sin público ya no es un deporte espectacular. Y para que haya público, al público se le tiene que dar lo que quiere.
¿Es consciente del lugar que ocupa en la historia?
Tengo muy claro los resultados que he hecho. Memoria tengo y evidentemente sé en qué lugar estoy. Otra cosa es que no acostumbre a hablar de ello porque no hace falta que hable yo. No hace falta que sea yo el que me signifique. Es como si cuando gano en Roma el año pasado hago así [levanta siete dedos de las manos] y hago un siete. No hace falta que haga ese siete. Ya se sabe que tengo siete. Ya lo saben que tengo siete. Si estoy el segundo, el tercero o el cuarto de la historia, en la posición que esté, el mundo del tenis ya sabe donde estoy. No hace falta que yo me signifique. Mejor que lo digan los demás por ti que no decirlo uno mismo porque queda feo hacerlo. Si tú lo dices en la cámara y te oyen, la gente puede saber en la expresión cómo lo dices. Pero cuando se leen las cosas cambian por completo. Y el enfoque que le de el periodista, la manera en la que uno entre a la lectura… es muy complicado que llegue el mensaje que tú quieras dar. Muchas veces no consigues trasladar ese mensaje. Y como yo nunca he querido dar un mensaje de arrogancia, porque como le he repetido antes no me siento así, no acostumbro a hablar de estas cosas.
Cita a la prensa. Ahora parece que va con el freno de mano un poco más echado que antes. Le recuerdo en 2004 con la lengua mucho más suelta.
Siempre he sido más o menos precavido. Siempre he sido cauto. Claro que en un momento dado eres más joven y tienes más desparpajo, pero con los años aprendes, vas viendo cosas que pasan y cosas que no te gustan. Y uno intenta autoprotegerse, no dar titulares o no dar la posibilidad de que haya titulares que desentonen en lo que quiere transmitir. Uno va con cuidado de dar esos titulares que no quiere dar.
¿Cuántos amigos han aparecido junto al olor de la fama en su vida?
Son frases hechas que se dicen. Mire, le digo la verdad. He vivido mi carrera con naturalidad y las relaciones las he vivido exactamente igual. Sé que hay amigos que son pasajeros, momentáneos. Lo pasas bien con ellos, te ríes, y encantado. No tiene nada de malo eso. No tiene nada de malo que la gente se te acerque en un momento dado. La mayoría de la gente no se acerca con malicia. La mayoría de la gente se acerca porque al final le hace gracia ser amigo o conocido de alguien que ve en la televisión. Y es completamente comprensible, al 100%. Yo nunca he visto eso con un mal enfoque. Lo he pasado muy bien con amigos o conocidos que he hecho por el mundo. Saliendo, riéndome o hablando, siempre he intentado tratar a la gente con la mayor naturalidad posible. No soy una persona que esconda mucho. Hablo y no tengo problema al hablar, pero por eso eso no dejo de tener claro donde están mis amigos de verdad y donde está la gente en la que confío de verdad. Intento saber en quién puedo confiar y en quién no sé si puedo. No me la juego, me lo tendrás que demostrar. Tengo mis amigos de toda la vida que son los del colegio, los que hice con cuatro años. Mantengo una pandilla con la que voy a cenar los viernes o salgo de fiesta los sábados. Somos siempre los mismos: seis, siete, ocho, nueve, diez, once o doce. Depende de los que estemos, pero somos el mismo grupo.
Opciones
#5
elyza elyza escribió:
Reloj 21.May 23:07
Comentarios enviados  843
Votos positivos  1362
SuperVotos  1138
Me gusta +17

¿No le da rabia escuchar que gana más partidos con la cabeza que con la raqueta?
No, ninguna rabia. Es un gran cumplido. No soy de estos que piensan que no tengo talento. No me molesta lo más mínimo. Seré un superdotado de cabeza para los que piensan eso, algo que no es así. Es complicado que la gente que no conoce bien el mundo del tenis y del deporte puedan acertar en las opiniones. Sin que suene arrogante, porque no lo soy en ningún caso, pero claro que tenísticamente hablando tengo un talento muy superior a la gran mayoría.
Pero hay que ser muy fuerte mentalmente para salir de una situación como la de 2011 y 2012: siete derrotas consecutivas con Djokovic.
Hay que querer hacerlo.
¿Querer es poder?
No en todo. Si uno lo quiere hacer, no es hacerlo y ya está. Funciona de otra forma. Quiero hacerlo y tengo que trabajar para cambiarlo. Debo aceptar que las cosas no van bien. Entender lo que me digan aunque no me guste. Y saber que lo tengo que hacer para superar situación no me guste hacerlo. Y sufrir, en los entrenamientos y en la pista. Sufrir de coco para superar esta situación.
¿Hay dudas en esa cabeza?
Toda mi carrera las he tenido. La mayoría de gente que no las tiene es una profunda arrogante.
¿Dudar es sinónimo de inseguridad o lo contrario a ser arrogante?
Es un realismo. Vivir con la realidad. La duda es parte de la vida. Yo no veo que las cosas sean tan claras. Usted opina una cosa y yo otra. Si está 100% convencido de que la suya es la válida, será que no ha pensado muy bien las cosas. Hay muchas situaciones cambiantes y uno no puede estar seguro de nada.
“Probablemente es el jugador que más partidos gana jugando mal”, dice Toni sobre usted.
Por eso se han dado tantas veces los enfrentamientos que se han dado en esta época. Tanto con Djokovic, como con Federer y Murray. El nivel de exigencia a nivel de ránking ha sido tan elevado que no te permite cometer errores. Eso nos empuja a tener que ganar sí o sí, sea jugando mal o jugando bien, a ganar de cualquier manera. Hay que ganar. Y uno tiene que estar preparado para luchar y poner la pelota dentro como sea los días que está mal y ganar el partido de la manera que sea posible con lo que tiene. Hay veces que uno debe ganar jugando mal, corriendo y metiendo la bola como sea. Y hay que ganar como sea. Los tenistas actuales consiguen tener esos resultados tan regulares y tan buenos porque hemos sido capaces de ganar jugando mal. Y aceptar que las cosas van mal, pero seguir peleando por la victoria.
Opciones
#4
elyza elyza escribió:
Reloj 21.May 23:06
Comentarios enviados  843
Votos positivos  1362
SuperVotos  1138
Me gusta +12

¿Cómo se acepta esa condición de ser campeón de un Grand Slam? Y encima con 18 años. Wawrinka está aún intentando digerirlo.
No creo que a Wawrinka le haya costado digerirlo, ha ganado en Montecarlo también. En Australia jugó a una velocidad e intensidad que quizás era un poco superior a lo que él ha venido haciendo durante su carrera y luego ha querido seguir con esa intensidad. Los días que está bien, gana, y los días que no está tan bien, falla y pierde. Esa intensidad le hace ser muy peligroso los días que está bien contra cualquiera. Son muy difíciles de comparar nuestras carreras. A Wawrinka le ha llegado ahora [con 29 años] y a mí me llegó con 18 años.
Es diferente.
Quizás uno tiene la ambición aquí [levanta la mano hacia arriba para señalar una altura invisible] y el otro aquí [baja un poco la mano]. Cuando sientes que vas en línea ascendente y que ganas el primer Grand Slam a los 18 años… yo en aquel momento pensaba en seguir ganando, no en que había ganado un Grand Slam. Lógicamente, cuando gané el primer Roland Garros mi pensamiento interior era que ya no podía ganar nada más importante. Pase lo que pase, he conseguido algo por lo que ha valido la pena todo lo que he hecho. Pero eso en ningún momento me llevó a creerme mejor o a dejar de trabajar, pero claro vas a jugar Wimbledon la primera vez después de ganar en París y la adrenalina que me produjo haber ganado en París quizás no me permitió llegar allí perfectamente preparado. Cometí el error el primer año y ya está. 2006, 2007 y 2008 ya no cometí ese error. Terminé Roland Garros, estaba muy feliz de haber ganado, pero yo en mi mente tenía que quería jugar bien en Wimbledon y mejorar allí.
¿Qué es la confianza en el tenis?
¿En uno mismo cuando juega a tenis?
Sí.
La confianza es jugar sin pensar, prácticamente. Pensando evidentemente a nivel global, pero no pensando en cómo tengo que golpear la pelota o qué gesto tengo que hacer para tirar la pelota allí [señala con el dedo el horizonte a través de la ventanilla del coche]. Simplemente, apuntar allí y que la bola vaya allí. Tener claro lo que quieres hacer y que las cosas salgan. La confianza son los automatismos, cuando las cosas te salen automáticas.
¿Qué habría sido de usted sin ese sufrimiento, esa pasión, esa fuerza interior de la que tanto ha hablado estos días en Roma?
Siempre se ha magnificado mucho mi espíritu, mi fuerza interior, mi lucha y mi entrega. Creo que la he tenido, es evidente, pero hay mucha gente que la tiene. Al fin al cabo, si he ganado lo que he ganado, esto me ha ayudado en ese momento, pero uno no gana lo que he ganado yo si tenísticamente no está superdotado. Es la realidad de la situación. Corriendo y luchando, si no tiras la pelota al lado de la línea, si en situaciones complicadas la vuelves a meter y si cuando tienes que meterla ahí, no la metes, uno no gana lo que he ganado yo. Una de mis características ha sido el esfuerzo, la lucha, la capacidad de superar situaciones y volver de lesiones, rebasar los obstáculos que me ha planteado mi carrera. Sí, pero tenísticamente…
Opciones
#3
elyza elyza escribió:
Reloj 21.May 23:05
Comentarios enviados  843
Votos positivos  1362
SuperVotos  1138
Me gusta +10

“Que no me pase nada. Tengo que jugar y ganar Wimbledon”. ¿Es cierto que dijo usted eso en aquel momento?
No, seguro que no. En aquel momento no pensaba en nada de eso ni mucho menos. Estaba pensando en que el rinoceronte se fuera para otro lado. No es tan importante mi carrera tenística como para pensar en momentos de peligro en eso. Pienso en la vida que es mucho más importante que el tenis. No pasó nada. De hecho, lo vimos, el guía se puso un poco a la defensiva y dijo que era peligroso por si el rinoceronte se volvía loco. Nos mandó no movernos, pasamos tranquilamente y el rinoceronte nos miró. Supongo que los guías conocen los gestos de los animales y vio que este estaba un poco nervioso.
¿Por qué Wimbledon es el único Grand Slam que jugó siendo júnior?
Es el único que juego porque tenía que estudiar. A Australia no iba a viajar para jugar un torneo júnior. Podía jugar los Futures, no necesitaba ir a Melbourne. Y en la época de Roland Garros estaba terminando cuarto de Secundaria, que era muy importante acabar al menos la obligatoria. Me coincidía con los exámenes finales. Había jugado Futures los dos primeros trimestres, casi no había ido a clase y necesitaba aprobar aquel año como fuera. Y en el tercer trimestre no jugué torneos prácticamente.
¿Es el grande que siempre ha querido ganar de verdad?
Es que las cosas luego se magnifican cuando uno es mayor o cuando ya lo ha conseguido. Las cosas se venden de pequeño de una manera que no son. Uno sueña con llegar a jugar algún día Wimbledon. ¿Qué vas a pensar en ganar cuando tienes 12 años? Si no eres un súper arrogante no piensas en esas cosas, piensas en jugar y a disfrutar de la ilusión de poder jugar algún día allí. Y jugar Wimbledon por primera vez fue una experiencia fantástica. Supongo que la culpa la tiene mi tío. De pequeño siempre me hablaba del torneo, de la ilusión por querer jugar Wimbledon. Jugar en hierba es algo diferente. En cemento puedes jugar en todos lados y en tierra también. En hierba no juegas casi en ningún sitio. Llegué allí el primer día y peloteé con Francis Roig. Me acuerdo que él estaba con Feliciano [López] aquel año en Wimbledon. Y tuve muy buenas sensaciones desde el primer día, al margen de disfrutar de las sensaciones de jugar sobre hierba. La sensación de golpes fue muy positiva.
Acabó con Federer en Miami 2004 y dijo: “pienso que físicamente no soy un jugador tan limitado”. Es divertido recordarlo ahora.
Nunca me he considerado un jugador limitado físicamente. Mi físico siempre ha sido potente. En aquella época, que hablamos de 2004, mi físico empezaba a estar bien. Si hablamos de 2003 me costaba mucho más. Cuando me jugaban la bola alta al revés me costaba mucho salir porque no tenía fuerza aún suficiente. En 2004 fue una pena que me destrozara el pie en Estoril porque llevaba una línea muy buena. Cuando me lesioné estaba 17 o 19 del RACE, muy bien situado en la temporada.
Siempre dice que el favorito para ganar un torneo es cosa de la prensa, que tenemos la obligación de escribir. No hablemos de favoritismos entonces. ¿Se sentía preparado para ganar Roland Garros en 2005 cuando jugó por primera vez?
Sí. Una cosa es ser realista, o no ser arrogante, y la otra es ser tonto. Cuando vienes de ganar en Montecarlo, Barcelona y Roma… evidentemente que te sientes preparado porque los jugadores que te vas a encontrar en París no son distintos a los que has jugado en los torneos anteriores. Evidentemente, voy a Roland Garros pensando en ganar, no le voy a engañar. Después llegas a semifinales y juegas contra Federer, pues juegas contra Federer y no me siento favorito en el partido, pero salgo a jugar e intentar ganar ese encuentro.
Opciones
#2
elyza elyza escribió:
Reloj 21.May 23:04
Comentarios enviados  843
Votos positivos  1362
SuperVotos  1138
Me gusta +16

¿Qué tiene Mallorca que no tenga otro lugar del mundo?
Cada lugar es diferente, pero lo más importante que tiene Mallorca es que tengo a toda la gente que yo quiero. O a la mayoría de gente que yo quiero. Eso es lo que hace especial cada vuelta a casa. Y Mallorca tiene cosas que hace que me sienta bien allí. Soy un apasionado del mar. Poder levantarme y ver el mar cada día es algo que me encanta. Me considero una persona alegre. Me gusta hacer cosas. No imagino mi vida en un lugar donde el tiempo no me ayude a hacer cosas. Necesito que el tiempo me acompañe para poder hacer las cosas que me gustan.
¿Cuál es la diferencia entre la felicidad que siente un niño con la ilusión de ser tenista y la que siente un campeón de 13 grandes?
Cuando eres niño lo que tienes son ilusiones. Igual que las sigo teniendo yo ahora. No creo que cambien tanto las cosas. Es cierto que cuando eres profesional las cosas son un poco más complicadas. Tienes un entorno más amplio. Tienes que estar pendiente de cosas que cuando eres un niño no lo estás. Cuando eres niño te dedicas a jugar a tenis, vuelves y se ha terminado. Ahora hay otra gente que confía en ti, que se interesa por ti y que depende de ti. Directa o indirectamente, tienes a gente pendiente de ti y debes responder por ellos. Tienes que estar al tanto para hacer las cosas no solo por uno mismo, que evidentemente es lo primero, pero también por todos los que confían en ti: desde patrocinadores hasta el entorno que te apoya y se esfuerza cada día para que estés lo mejor posible.
Con 12 años, en 1998, calentó en Stuttgart con Carlos Moyà. ¿Qué sintió? Él lo era todo en aquel momento.
Fue una ilusión y algo especial poder pasar esa media hora con Carlos en la pista. Él siempre me lo puso todo fácil. Era una persona muy cercana. Conmigo fue una persona especial. Carlos es un ejemplo de buena gente, eso lo primero de todo. Y es una persona que si te puede ayudar en algo, lo hace. Hay una cosa que yo valoro por encima de cualquier otra. Tú eres de la misma isla, mismo país y eres un joven que viene de abajo. Cuando uno es número uno del mundo, campeón de Roland Garros, un icono como ha sido él, ver a alguien de abajo que te llega y en un momento dado te supera, a nivel de resultados, si no eres muy buena gente y tienes un corazón como el que toca y la educación adecuada… ya no es solo aceptar las situaciones, es la manera de vivirlas. Durante toda mi carrera he sentido que Carlos siempre ha querido que ganara y que todo me fuera lo mejor posible. Eso es algo que no está al alcance de todo el mundo. Que el espíritu de competitividad no te haga desear lo contrario. Ese es el mejor ejemplo de como tendrían que ser las cosas.
“Me pareció muy tímido. Apenas me miraba a la cara, estaba muy cortado, pero me sorprendió su intensidad para lo joven que era”, dice Moyà de aquel encuentro. ¿Son las dos caras de Nadal? Tímido fuera de la pista y un animal competitivo dentro de ella.
Antes era más tímido que ahora, aunque lo sigo siendo en muchas cosas. Me cuesta entrar cuando no conozco a la gente, aunque parezca mentira. En algunos casos me sigue saliendo esa timidez. Como de pequeño he entrenado con una intensidad muy alta, siempre al máximo sin importar contra el jugador que entrenara, siempre salía revolucionado. Mucho más antes que ahora.
Cuentan que unos años más tarde cundió el pánico porque un paseo en elefante terminó con la visita de una manada de rinocerontes en Sudáfrica.
En 2003. Había ganado ahí el Nike Junior Tour internacional con 14 años y volví con 17, después del primer año como profesional para hacer un evento y apoyar el circuito. Yo ya era profesional, lo había ganado tres veces y volvía allí como imagen de Nike a ver a los jóvenes. Aproveché para hacer un pequeño safari montado en un elefante. No recuerdo que fuera una manada de rinocerontes, recuerdo que había uno o dos (risas). Pero sí es cierto que el guía preparó la escopeta por lo que pudiese pasar.
Opciones
#1
elyza elyza escribió:
Reloj 21.May 23:02
Comentarios enviados  843
Votos positivos  1362
SuperVotos  1138
Me gusta +30
POR FAVOR QUE SE PUEDE DECIR DESPUÉS DE LEER ESTO: GENIO!!!!!!!!!!!

http://www.tennistopic.com/centre-court/entrevistas/un-viaje-al-corazon-de-nadal/


UN VIAJE AL CORAZÓN DE NADAL

Rafael Nadal (Manacor, Mallorca; 1986) se despide uno a uno de todos los que se van cruzando por los pasillos de la pista central de Roma, donde acaba de perder la final del último torneo que disputará antes de Roland Garros. El número uno del mundo baja las escaleras hacia la calle cargando con dos pesadas bolsas y recorre unos metros firmando autógrafos a todos los aficionados que le esperan pacientemente al abrigo de la tarde, con la luna como testigo de la puesta de sol. Luego, se sube a un coche negro y durante el trayecto que separa el Foro Itálico del aeropuerto de Ciampino, en los asientos traseros del vehículo, el mallorquín valora y analiza su vida en una conversación con este portal que tiene lugar entre calles, carreteras y semáforos. Mira a los ojos, apura dos botellas de agua y gesticula constantemente para apoyar sus reflexiones con las manos que han levantado 13 torneos del Grand Slam.
¿Qué quería ser de pequeño?
Me gustaría haber sido deportista. Tenista, futbolista… eso era lo que decía. Supongo que como la mayoría de niños. Al final, cuando eres niño, y un poco apasionado del deporte, te gustaría hacer lo que haces en ese momento. En mi caso era jugar a tenis y jugar a fútbol. Aparte de querer ser eso, vivía el deporte siempre de una manera un poco especial.
¿Cuál es el primer recuerdo tenístico que tiene?
Cuando era muy pequeñito con tres o cuatro años e iba al Club de Tenis Manacor una o dos veces por semana.
¿Piensa que se perdió muchas cosas en la adolescencia?
No. Lo único que pienso es que he hecho las cosas que han hecho mis amigos menos veces. No ha sido un gran sacrificio porque he hecho lo que me ha gustado. He tenido la suerte de hacer lo que me ha gustado y destacar en ello. Dentro de lo que cabe, tampoco mi vida ha sido solo tenis. Aparte de las cosas que he podido hacer jugando a tenis, de todas las experiencias que he vivido con el deporte, creo que mi vida no solo ha sido tenis. Hay gente que se vuelve loca y está todo el día pensando en eso, parece que no pueden hacer nada más que no sea jugar a tenis. He jugado a tenis y me he esforzado al máximo cuando he estado dentro de una pista, pero también he jugado a fútbol y estado con mis amigos. De hecho, jugaba a fútbol en la calle con mis amigos. Estudiaba, salía cuando podía salir, y sigo saliendo cuando puedo hacerlo. Dentro de lo que cabe, he disfrutado de todas las cosas que he podido disfrutar o que me ha apetecido hacer. Lo que pasa es que si mis amigos han salido mil veces, yo he salido doscientas.
¿Quién es la persona que más ha influido en su vida?
Mi familia. A nivel tenístico, evidentemente, Toni. También a nivel personal, pero mis padres son los que han pasado más tiempo conmigo durante casi toda mi vida.
Habla de la familia. En esta foto su abuela tiene una cara de orgullo incontenible.
La mayoría de gente está orgullosa de ver a un conocido o a un familiar que destaque en algo. Más que todo es a nivel personal. Quiero pensar que a mi familia no les hubiera valido que el éxito hubiera sido a cualquier precio. Hay formas y formas de tener éxito.
¿Tan importante son ellos como punto de apoyo?
No solo es en el tenis. Nuestra forma de vida en Mallorca va bastante unida a la familia. Yo siempre he sido una persona muy familiar. Me gusta estar con los míos y me siento bien cuando estoy con ellos. No a nivel tenístico, a nivel personal creo que tener la suerte de haber tenido a la familia siempre cerca, porque hemos vivido cerca todos, y poder disfrutar de mis tíos cuando era pequeño y de mis abuelos ha sido una suerte. Ahora puedo hacerlo menos porque no estoy allí casi nunca, pero también intento disfrutar siempre de mis primos pequeños.
Opciones
Subir SUBIR / UP
RafaNadalPartidoaPartido.com es una web de Rafa Nadal y Tenis
Contacto | Información Legal | Poltica de cookies
Algunas de las imágenes pueden haber sido recopiladas en internet. Si usted detectase cualquier Copyright, rogamos nos lo comunique y será retirado de inmediato.